El Loco de la Montaña (Historia inventada)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El Loco de la Montaña (Historia inventada)

Mensaje  Rebollin el Jue Ago 27, 2009 5:40 pm

El Loco de la Montaña


Junto a un río, una casa rústica de madera y piedra, en lo alto de la montaña, a 3 kilómetros del pueblo más cercano. Propiedad de un ser aislado (al que llamaremos Jim), poco comprendido por la gente del pueblo, que lo tildaban de chiflado por su gran afición a construir cachivaches con chatarra que recogía por los alrededores del pueblo y su gran afición a la física relacionada con la obtención de energía.

Un buen día, charlando con su único amigo (al que llamaremos Fran), le dijo…

- (Jim) Voy a construirme un vehículo para bajar al pueblo y que me permita regresar a casa sin que necesite de más energía que la que el vehículo pueda conseguir por si mísmo.
- (Fran) Jim, sabes que te aprecio, pero hasta yo, que solo soy un vulgar aficionado a la física, sé que es imposible que no tengas que añadir energía a un vehículo que realizará un viaje de ida i vuelta, eso violaría las leyes termodinámicas.
- (Jim) Estimado amigo, cuando lo haya terminado, te avisaré para demostrártelo y contestaré a las dudas que tengas.

Fran se quedó algo preocupado pensando en la salud mental de su amigo y lo que la gente del pueblo diría si se llegasen a enterar de la nueva idea de Jim, pero no quiso discutir con el, ya que en otras ocasiones le había demostrado que sabía lo que decía.

Pasados un par de meses, Jim llamó a su amigo Fran y le invitó a subir a su casa para mostrarle el vehículo que acababa de construir. Quería que estuviese con el en el primer viaje que pensaba realizar al pueblo. Fran, sin pensarselo, subió a la casa de Jim invadido por la curiosidad de que tipo de vehículo había construido su amigo y con toda la certeza de que tendría que ayudarle a regresar a casa.

- (Jim) Bueno, ¿qué te parece?

Fran observaba el “coche” en cuestión, era biplaza y lo examinaba como un niño examina un juguete nuevo. El vehículo se componía de dos bombonas de las usadas para almacenar helio a alta presión y cuyo manómetro indicaba que estaban a 15 Atm, muy lejos de las 250 Atm nominales de dichos depósitos, dos pistones de aire unidos a un cigüeñal que a su vez, iba unido a un sistema de velocidades por piñones, similar al usado en bicicletas de montaña que mediante una gruesa cadena, seguramente de una motocicleta grande, transmitía su esfuerzo a las ruedas de tracción trasera. Lo que más le llamó la atención a Fran, era un depósito de plástico lleno de agua y que tendría una capacidad de unos 1000 litros.

- (Fran) Un poco ridículo el coche ¿no?, ¿para qué es el depósito de agua y por que tan grande?
- (Jim) Sube, haremos el viaje inaugural y lo entenderás.
Fran empezó a pensar que tal vez, su amigo aún no hubiese perdido la cabeza y que realmente sabía de qué hablaba, seguramente estaba tan intrigado como quien sube por primera vez a una montaña rusa.

El coche, gracias al poco aire comprimido almacenado en los tanques que impulsaba los pistones, empezó a moverse, entró en la carretera que llevaba al pueblo y que tenía todo su recorrido en pendiente gracias a la diferencia de altura a la que se encontraba la casa de Jim, cuando el “coche” alcanzó los 20 Km/h, Jim accionó una maneta situada junto al volante y levantó los pies del pedal que abría paso al aire desde los depósitos al los pistones, la pendiente y el peso del vehículo mas el tanque de agua lleno, empujaban al vehículo carretera abajo, según se incrementaba la velocidad, Jim accionaba el cambio de marcha reduciéndola, eso permitía que la velocidad no se incrementase demasiado, entonces Fran lo entendió todo, lo que estaba sucediendo era que usaba todo el potencial del peso del vehículo y el agua para que los pistones almacenasen aire en los tanques, los frenos solo estaban de refuerzo por si tuviese que detener el vehículo por cualquier imprevisto o este se embalase demasiado. Una vez que llegaron al pueblo sin haber sobrepasado los 40 km/h en ningún momento, el manómetro indicaba una presión de 95 Atm, por lo que se había ganado una presión de 80 Atm, Jim estacionó el vehículo junto al rio que cruzaba el pueblo y comenzó a vaciar el tanque mediante una llave situada en su parte inferior, mientras el tanque de 1000 litros se vaciaba, Fran acompaño a Jim a hacer algunas compras y a tomarse unas cervezas en el bar de la plaza, al regresar al vehículo, este ya estaba vacío, se montaron y usando el aire comprimido en su descenso, iniciaron el regreso a casa de Jim, llegando a indicar el manómetro a su llegada a casa una presión de 22 Atm, lo cual quería decir que Jim había cumplido su sueño de conseguir un vehículo que no necesitara energía externa, solo agua del río que pasaba junto a su casa con la que conseguía mayór potencial de almacenamiento de aire en los tanques y que después vaciaba en el pueblo a fin de que en vehículo pesase menos y fuese suficiente el aire almacenado para poder regresar, pero había conseguido que la diferencia de energía suministrada en forma de aire comprimido, fuese ligeramente superior a la energía que necesitaba para regresar a su casa, por lo que cuantos mas viajes hiciese al pueblo, mas energía tendría almacenada en los tanques hasta que algun día, llegaría a tenerlos llenos a 250 Atm.

Para que luego le llamen el Loco de la Montaña.

Gracias Jim, tu eres el tuerto en el país de los ciegos.

PD:
Aunque es cierto que Jim si suministra energía exterior al almacenar agua en el depósito, Jim está muy feliz de no depender de las multinacionales para conseguir un medio de transporte “motorizado” y sencillo de mantener que le permitirá moverse en un radio de unos 10 Km.

Saludos.
avatar
Rebollin
Admin

Cantidad de envíos : 665
Fecha de inscripción : 09/11/2008
Edad : 50
Localización : Barcelona, España

Ver perfil de usuario http://www.editorialquadrivium.es

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.